Patología de la piel

Patología de alergia

Dermatitis atópica y otras dermatosis

La Dermatitis atópica tiene una alta predisposición genética y su desarrollo, se da con más frecuencia en la infancia. Es un tipo de dermatitis crónica, que se manifiesta en forma de brotes, en la que la barrera cutánea se encuentra alterada. Esta situación causa sequedad cutánea, que produce un intenso picor, enrojecimiento e inflamación, y una mayor tendencia a la agresión de agentes externos y a las infecciones.

Entre los consejos para cuidar la piel atópica está la importancia de la higiene diaria. Se recomienda un baño o ducha diaria con agua tibia, utilizar geles que no resequen la piel y realizar un secado sin frotar. Tras el baño, siempre se deberá aplicar una crema hidratante. También hay que evitar los cambios bruscos de temperatura y evitar ambientes secos.

Dermaveel es una crema sin corticoides, que debido a sus principios activos: ectoína, extracto de corteza de avellano y crema lamelar, suaviza, hidrata y protege la piel, reforzando la resistencia de la piel. Gracias a sus propiedades estabilizadoras y protectoras de la barrera cutánea, se puede utilizar para la prevención de nuevos brotes.

Debe aplicarse dando un ligero masaje en la zona afectada hasta su completa absorción, dos veces al día o con más frecuencia si fuera necesario.