Inflamación y Dolor
¿Alguna vez has tenido un esguince, una rotura o alguna lesión similar?

Si es así, habrás observado que una de las primeras cosas que ocurre es que la zona afectada se hincha. Esto es debido a que se produce una inflamación como resultado de la lesión. Cuando la zona se hincha aparece el dolor, debido a que se oprimen las terminaciones nerviosas de la zona.
¿Qué es la inflamación?

Muchas veces tendemos a pensar que la inflamación es algo malo, un enemigo al que hay que combatir. Pero no es así, la inflamación no es más que una respuesta de defensa de nuestro propio organismo, cuya finalidad es eliminar a agente que está causando la lesión. Es decir, la inflamación es el mecanismo que tiene nuestro organismo para curar la lesión.
¿Cómo se puede tratar la inflamación?

Hay dos maneras de tratar la inflamación:
1. Suprimir el proceso inflamatorio
2. Modular el proceso inflamatorio

Teniendo en cuenta que la inflamación no es un proceso perjudicial, sino que es una respuesta de defensa de nuestro organismo ante una lesión (como ocurre con la fiebre), parece lógico pensar que la mejor forma de tratarla no es suprimirla, sino modularla. De esta manera dejamos que el organismo continúe luchando contra el agente que está causando el daño, tratando de eliminarlo. Al modular evitamos que la zona se hinche, y por tanto evitamos la aparición de dolor.

De hecho, lo estudiantes de medicina estudian durante la carrera que “el fármaco ideal sería aquel que aumentara los efectos saludables de la inflamación, controlando sus secuelas perjudiciales”.

 
Hasta ahora, los medicamentos más comúnmente usados son los antiinflamatorios clásicos como los AINEs (ibuprofeno, diclofenaco, etc) o los corticoides. Este tipo de medicamentos bloquean la inflamación. Al desaparecer la inflamación desaparece también el dolor asociado a ella, por lo que puede parecer que la lesión está curada. Pero no es así, ya que la inflamación es solo el síntoma de que algo no está bien, y por tanto suprimiéndola eliminamos el síntoma, pero no la lesión.

Existe en el mercado un medicamento que trata la inflamación desde este punto de vista: Traumeel. Traumeel es el primer medicamento Modulador de la Inflamación del mercado.

Gracias a su novedoso mecanismo de acción, Traumeel regula el proceso inflamatorio, reduciendo la hinchazón hasta niveles mínimos e imperceptibles, y con ello el dolor asociado, pero sin suprimir este proceso natural de defensa del organismo. Con esto lo que conseguimos es ayudar a curar la lesión.
¿Qué ventajas tiene el uso de un Modulador de la Inflamación como Traumeel?

Teniendo en cuenta todo esto, podemos deducir que el uso de un Medicamento Modulador de la Inflamación tiene muchas ventajas para el paciente con respecto a los antiinflamatorios convencionales, sobre todo cuando hablamos de seguridad y efectos secundarios
 
Los efectos secundarios de los antiinflamatorios convencionales son muy conocidos. La Agencia Española del Medicamento y Productos Sanitarios (AEMPS) ha restringido el uso de la mayoría de ellos: deben adquirirse en farmacias y siempre con receta médica.

En la caso de Piroxicam, y tras evaluar la relación beneficio/riesgo para el paciente, la AEMPS ha sido mucho más estricta, ya que solo puede ser prescrito por ciertos especialistas y necesita un visado de inspección para ser dispensado en la farmacia.

Ver referencia AGEMED

Además, otra ventaja importante de Traumeel con respecto al resto de antiinflamatorios es que no tiene efectos sobre el dopaje, por lo que se ha convertido en un medicamento de primera elección para tratar la inflamación en deportistas de élite. De hecho, Traumeel es un medicamento recomendado por la Asociación Española de Médicos de Equipos de Fútbol (AEMEF), que aglutina a los médicos de los equipos de fútbol de Primera y Segunda División del fútbol español.

Pero Traumeel no solo es eficaz en la reducción de la inflamación asociada a este tipo de lesiones, al modular la inflamación, actúa también en las patologías que conllevan un proceso inflamatorio asociado, como por ejemplo: otitis, laringitis, faringitis, etc. Por eso su uso está muy extendido entre diversas especialidades como Medicina del Deporte, Traumatología, Pediatría, Otorrinolaringología o Medicina General.
Video Traumeel
Página web oficial de Traumeel
Copyright © Heel España. Todos los derechos reservados Política de Cookies